¿De qué maneras los ladrones atacan tus cerraduras y puertas?

Cada vez más cuesta más anticiparnos a los movimientos de los ladrones en nuestras casas y negocios, sobre todo porque día a día surgen métodos de robo más creativos, que trascienden incluso a las técnicas de apertura utilizadas por los cerrajeros en el Guinardó.

Aunque implique hacer una inversión extra en dispositivos, la seguridad es una necesidad que debe ser cubierta, sobre todo en estos tiempos en los que la inseguridad hace tantos estragos en la sociedad y en la propiedad privada.

Mencionaremos las formas más frecuentes con las que los malhechores vulneran las cerraduras de las puertas, y de qué manera puedes controlar estos ataques.

1. Ataques de fuerza bruta

Son quizás la táctica que mayormente emplean los ladrones para internarse dentro de las casas. Un malhechor emplea la fuerza bruta en el momento que se da por vencido con las técnicas que aplica para abrir la puerta, o bien cuando tiene poca pericia a la hora de robar.

Existen varios modelos de puertas antirrobo en el mercado que son capaces de resistir las patadas y embestidas de los ladrones, de modo que es bastante difícil que los maleantes consigan alguna debilidad si la puerta es de buena calidad.

Los puntos débiles de una puerta se encuentran relacionados con el material en el que está construida, la configuración de las bisagras, y los dispositivos de bloqueo que se encuentran instalados.

2. Perforación de puertas y cerraduras

Funcionan de manera similar a los ataques de fuerza bruta, pero con la variante de que los ataques van directo a la cerradura o al dispositivo de seguridad que encuentre instalado. Es por ello que los fabricantes de herrajes se han esmerado en crear artefactos que resistan perforaciones por parte de herramientas.

Posiblemente el mayor peligro de los ataques de perforación no tiene que ver con la facilidad de acceso que consiguen los ladrones con ésta, sino con el hecho de que las perforaciones se producen con herramientas que se consiguen fácilmente en una ferretería local.

Un taladro es capaz de dejar inoperable una cerradura o cilindro cualquiera, en caso de que no se encuentre fabricado en un material reforzado. En todo caso debes instalar el complemento perfecto para tu cerradura, y así evitar que las perforaciones, o en este caso los maleantes hagan de las suyas.

3. Apertura de las cerraduras con herramientas

Este tipo de mecanismos requieren mayor destreza y delicadeza en los ladrones que deseen abrir una puerta. La apertura de cerraduras con herramientas implica que no se producirá mayor daño en los herrajes que hayas instalado. Los métodos que se emplean frecuentemente son el impresioning, ganzuado y el bumping.

Es importante que el propietario de la casa o negocio compre cerraduras, cerrojos o cilindros que sean resistentes a este tipo de penetraciones, pero que también tengan el refuerzo correspondiente para evitar perforaciones por medio de taladros o palancas.

Consulta con un cerrajero de confianza sobre las alternativas de seguridad que se encuentran vigentes, ya que también el hecho de que la cerradura o cilindro se encuentren obsoletos, constituye una debilidad en la seguridad.

Más información en:

Cerrajeros urgentes Barcelona

Posted in Sin categoría